¡Rendirse nunca! Los Japoneses que resistieron

Era la Segunda Guerra Mundial, confusa para muchos, como todas las guerras, y durante la campaña militar de los aliados para controlar las islas del Pacífico, unos cuantos soldados Japoneses se quedaron atrincherados, librando una lucha guerrillera aún después de que Japón perdió el control de sus zonas invadidas.

Aislados, e incomunicados, algunos de ellos ni siquiera se enteraron cuando la guerra terminó.

Así, pues, ellos siguieron en pie de guerra “combatiendo al enemigo” varios años después de que la guerra había terminado. Los casos más impresionantes fueron los de Shoichi Yokoi y Hiroo Onoda

Shoichi Yokoi
Miembro de una pequeña guarnición en la isla de Guam, Yokoi se echó al monte cuando los aliados capturaron dicha isla, y temeroso de las represalias por parte de los residentes de Guam, se mantuvo escondido, viviendo de la vegetación y robando comida… durante 28 años.

Finalmente fue capturado por un… ¿Guamés? el 24 de enero de 1972 (recuerden que la guerra había terminado en agosto de 1945) Lo primero que dijo a su llegada a su tierra natal fue: “Es embarazoso haber regresado con vida”. Se convirtió en una celebridad en Japón, haciendo documentales televisivos de sobrevivencia, finalmente se casó y vivió en la prefectura de Aichi hasta que murió en 1997, a la edad de 82 años. Yokoi fue el penúltimo soldado japonés en rendirse, el último fue…

Hiroo Onoda
Onoda y tres subalternos suyos se escondieron en las selvas filipinas cuando los marines gringos al mando del general McArthur tomaron Manila, durante varios años se negaron a creer que la guerra había terminado, a pesar de que el ejército filipino constantemente enviaba patrullas en su búsqueda, les tiraban panfletos y periódicos (que ellos consideraban falsos) Sus familiares les enviaban mensajes grabados que les reproducían desde unos altavoces montados en helicópteros, pero ellos creían que todo era un montaje para que se rindieran.

Uno de ellos desertó poco después del fin de la guerra, otros dos murieron en combate contra las fuerzas policiales (uno en 1954, y el otro en 1972) Así pues, Onoda se quedó solo y continuó con su guerra… durante 29 años.

Finalmente, un estudiante universitario Japonés, se dio a la tarea de encontrar a Onoda y lo logró, aún así, Onoda se negó a rendirse, alegando que sólo lo haría si su antiguo comandante se lo ordenaba. El muchacho regresó a Japón, encontró al antiguo oficial comandante de Onoda (quien estaba dedicado a la venta de libros) y ambos fueron de regreso a las Filipinas, donde por fin pudieron convencer a Onoda de rendirse. Eso fue en 1974.

Como se imaginarán, fue recibido como héroe en Japón, luego se casó y se dedicó a la ganadería. Hoy en día todavía vive en su país natal, donde tiene un campamento naturista para niños y enseña técnicas de sobrevivencia.

Nota: Ambos cuidaron muy bien sus rifles, cuando se rindieron, su armamento funcionaba perfectamente y todavía les quedaban balas.

Fuentes:
http://history1900s.about.com/od/worldwarii/a/soldiersurr.htm
http://en.wikipedia.org/wiki/Japanese_holdout

Si quieren ver los comentarios dejados por los usuarios del foro, click Aquí
Anuncios

2 pensamientos en “¡Rendirse nunca! Los Japoneses que resistieron”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s