Sano entretenimiento en el barrio: El Cineclub

Actualmente los amigos de AlbaTv, (canal con el que me encuentro laborando actualmente como postproductor y cámara), se encuentra realizando una serie de ciclos de cine venezolano, y entre las primeras películas transmitidas nos encontramos con esta corta sorpresa independiente que el día de hoy reseñaré…

El cineclub nos cuenta brevemente lo que es la costumbre diaria, o semanal?¿?¿ de una barriada caraqueña durante los años setenta en donde la delincuencia cada día toma más fuerza sometiendo a inocentes y mal influenciando a los más jóvenes, en este escenario cada vez más desalentador nos encontramos con un joven estudiante universitario que cree totalmente en el poder que una buena película puede ejercer sobre sus espectadores, es por este motivo que constantemente organiza proyecciones en horas de la noche entre las escaleras de la barriada para que tanto adultos como los más chicos tengan unos varios minutos de sano entretenimiento y además tengan la oportunidad de ver la vida con otros ojos bajo la esperanza de que estas producciones se conviertan en influenciadores positivos para los asistentes.

El problema se presenta cuando el día de la presentación de una nueva película para la comunidad nuestro protagonista se ve en la necesidad de buscar el proyector para la casa de un docente de la comunidad pues recién se lo habían prestado, y para llegar allá el camino no es fácil, no solo por el hecho de atravesar los laberínticos pasillos del barrio, sino por los personajes y situaciones que pueden encontrar en el camino mientras es conducido al lugar deseado por un pequeño niño problema.

Es un cortometraje de unos 30 minutos aproximadamente en donde nos encontraremos bajo la idea de algo en lo que creo, dar sano entretenimiento por sobre todas las cosas,  un sano entretenimiento que deje algo para la reflexión, que nos haga soñar con cosas positivas, o al menos que alejar los malos pensamientos con actividades que puedan resultar constructivas. El protagonista pudiera colocar los grandes éxitos del cine de la época, Alien entre otros que se mencionan en la película, sin embargo lo podemos ver colocando a Chaplin aspirando arrancar unas buenas carcajadas a los presentes y hacerlos pensar en el amor.

A mi me encantó y me hizo ver nuevamente como la mirada al barrio venezolano, en especial al que rodea Caracas ha cambiado, o al menos habían realizadores quienes esperaban mostrar algo más que la violencia y la miseria, había quienes los mostraban como víctimas de complicadas situaciones de vivienda, pobreza y la necesidad de superar el problema, sin embargo con el tiempo todo comenzó a resumirse al tema del malandraje, y como malandraje se ve, malandraje se promociona.

Es una película muy agradable, sencilla y fluida, con un mensaje más positivo que lo que muchos estamos acostumbrados a ver en el cine situado en los barrios venezolanos, no es implícito el mensaje, sin embargo está allí y posiblemente eso sea lo mejor, que no todo se tiene que decir textualmente. Muy buena, ojalá se mantenga esta idea, como de alguna manera sucedió en su momento con Maroa (¿Yo la reseñé?) y más recientemente con Hermano, espero les guste tanto como a mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s