Dragonball Super, episodio 130: ¡Un final único! ¡La batalla de supervivencia definitiva!

Ya nos encontramos con el penúltimo episodio de DBS, ahora sí nos encontramos realmente cerca del climax de esta nueva super etapa de las aventuras de Gokú y compañía en el que inesperadamente se voltean las tablas para dejarnos locos y expectantes ante su venidera culminación, en fin, así estuvo el más reciente episodio de la serie…


La batalla se reanuda y Gokú se ve mucho más cómodo enfrentando a Jiren quien parece verse en total desventaja frente al Saiyajin quien incluso para los otros dioses se ve muy superior.

La situación lleva a un estado de desespero a Jiren quien al verse nuevamente ante una situación tan complicada como la que ya viviera en su juventud le hace expulsar todo su poder.

El incremento de poder que tiene Jiren es tal que termina incendiando la plataforma al elevar su ki, ahora el combate parece nivelarse un poco pues el peleador del U11 logra conectar uno que otro golpe en el Saiyajin quien no se rinde tan fácilmente.

Gokú en un momento parece verse en problemas ante un Jiren que no deja de intentar poner muy en alto su ideal que tan lejos lo ha llevado, pero nuestro protagonista tiene como motivación a todos aquellos a quienes dio su palabra, así, el Saiyajin continúa su combate aún más enfocado.

Esto molesta a Jiren quien en un ataque de rabia ataca a los miembros del U7 que se encuentran en las gradas, Gokú llega a tiempo para desviar el ataque pero la acción lo molesta aún más

La situación se complica cada vez más para Jiren quien es superado nuevamente con cierta facilidad, pero se levanta nuevamente.

Gokú termina de andar con rodeos y en cuanto ve la oportunidad usa su kamehameha contra el rival y lo deja exhausto contra el suelo.

Jiren contra el suelo se ha resignado, sabe que ya no hay nada por hacer más que esperar ser sacado de la plataforma, y cuando nuestro protagonista se dispone a hacerlo algo sucede…

El migatte no gokui lleva a Gokú a sus límites y ahora ve su cuerpo afectado luego de portar tal poder, ante la inesperada situación Jiren se levanta para terminar el torneo de una vez por todas, así, luego de unas palabras al guerrero que lo puso contra las cuerdas hace explotar la plataforma para que Gokú caiga.

Sin embargo, en el último momento algo golpea el cuerpo inerte del protagonista para salvarlo de la eliminación, es Freezer quien una vez más se ha levantado y junto a él #17, lo que indica que el torneo aún no termina

Sobre el capitulo…
Emocionante hasta más no poder, la animación creo que estuvo floja en unos pocos momentos pero nada para alarmarse y menos cuando se tiene un capítulo como este penúltimo capítulo.

Pero yendo al punto por punto de este 130 inicio con estas palabras:

¿En realidad este es el terreno de los dioses? y si es así ¿en donde rayos está Toppo? Digo, él es el aspirante a Dios de la Destrucción y ciertamente no lo pensé en su momento pero el aura que emanaba al momento de enfrentar a Vegeta no parecía nada “divina” dentro de un contexto en el que parece estar conectado de manera armónica con todo su entorno, Toppo desprendía un aura turbia, el foco parecía la destrucción del todo ¿Entonces cual es la diferencia entre el estado en el que se encuentra Gokú y Toppo? ¿Será un problema de conceptualización el que tienen los líderes del U11?

Sin duda tenemos esta gran diferencia entre ambos casos, Toppo lo sabe, por eso vemos tantos cuadros de él observando a Gokú, siento que él nota la diferencia y que la postura que asumió quizás no estaba del todo bien, Toppo concluyó que el camino era el desprendimiento de todo, y ese desprendimiento de todo parecía lleno de mucha carga negativa, le dio poder, una cantidad ridícula de poder pero esa desconexión parece haberlo hecho perder si lo comparamos con la armonía sobre la que se desplaza Gokú.

¿y donde está Jiren? Parece que en el medio de todo, parece ligeramente conectado con el todo, pero al mismo tiempo busca esa desconexión de aquello que lo pudiera limitar, y la tiene. Entonces está consciente de que debe desconectarse y sabe como fluyen las energías, no termina de entregarse a esa turbulencia a la que se sumergió Toppo, ni se deja llevar por esas corrientes del todo en las que actualmente Gokú se desenvuelve, no es ni blanco ni negro, es gris.

Ahora, como Wiss, ¿Marcarita y los otros ángeles no buscarán de conducir a sus pupilos hacia esa doctrina? Digo, Gokú tuvo qué en algún momento tomar consciencia del camino a seguir, de las palabras de Wiss en aquellos entrenamientos para darse cuenta o al menos tener una idea de cual era el camino a seguir ¿Por qué Toppo y Jiren no lo siguen? ¿Hay una malinterpretación del camino a seguir por parte de estos dos luadores? y las preguntas pueden seguir sin parar, mi favorita y la que me está dando más dolor de cabeza ahora es la siguiente. Según Wiss cuando toca por primera vez el tema sobre lo que tienen que dominar Gokú y Vegeta también menciona que incluso para los dioses de la destrucción esto es sumamente difícil, ni el mismo Bills ha conseguido dominar este asunto de reaccionar por puro instinto, sin ponerle mucha cabeza al asunto ¿Gokú superó a Bills? o mejor aún. ¿Cuando mencionan que Gokú se está acercando al terreno de los dioses, e inclusive ahorita que ya se encuentra allí es porque pudiera equipararse a los mismo ángeles? ¿Esto sigue justificando el color del cabello como muestra de un estado elevado de sí mismo? ¿Como alguien al nivel de los ángeles o superior?

¿Y por qué no? Miren cómo se mueve y luego vean cómo lo hace Wiss

¿Muestras del poco desprendimiento que realmente tiene Jiren? Vamos, está totalmente ofuscado, perdido en su obsesión y en sus traumas, tiene limites que no lo dejan avanzar. De hecho, me recuerda a Nappa peleando en su momento contra Gokú y el consejo que Vegeta le dio

Cortinas nuevas, también son conocidas como eyecatch, parecen las anteriores solo que ahora se muestran completas


Montaje que no pueden faltar cuando una serie está por acabar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esto me encanta y es algo que Super ha buscado de aclarar y rescatar del protagonista en su concepción original, resulta que Gokú no es el que anda haciendo acciones heroicas porque hay que ser el héroe, este protagonista solo quiere enfrentar enemigos poderosos para poder ser más fuerte, el resto son asuntos que no van con su personalidad.

Aquí fue cuando más me ha Gustado Jiren, es decir, sabe que no tiene más nada qué hacer así que solo acepta su destino.

Y como lo dijo Whiss en su momento, llegar a ese nivel pasó factura, creo que todo al final del episodio funcionó super bien: la inesperada reacción de Gokú, o de su cuerpo al no soportar más ese estado, como yo, sé que muchos pensaron que se trataba de Freezer haciendo de les suyas, lo mejor es que nadie esperó que no fuera así .

Jiren rindiendo respetos al exhausto rival y ahora sí, después de la última sorpresa nos vienen con otra que nos toma desprevenido Freezer aparece y #17 sigue con vida

Qué grande el capítulo y más su final Ahora ¿cuan mal puede estar Jiren? ¿Qué tanto pueden hacer Freezer y #17?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s